Consejos para que protejas tu identidad en Internet

La Internet, aunque resulte un Perogrullo decirlo, siempre será considerada como uno de los grandes inventos de la humanidad. Sin duda, revolucionó el mundo como muy otras pocas cosas lo han hecho. Quedará, para siempre, registrada en los anales de la historia.

Y es que la red, como es harto sabido, ha jugado un papel protagónico en el desarrollo del mundo, especialmente en el ámbito de la tecnología. Ha sido la plataforma clave para, a su vez, presentar a los ciudadanos de nuestro globalizado planeta nuevos inventos magníficos, impresionantes, que mejoran el estilo de vida y, en pocas palabras, facilitan nuestros días.

Sin embargo, la Internet no es un mundo utópico, fantasioso, en el que todo es bueno y seguro. De hecho, está muy lejos de eso. La red ha sido utilizada para prácticas “oscuras” también, por lo cual debemos estar siempre prevenidos. ¡No seas una víctima más!

Por ejemplo, en la actualidad ya hablamos de delitos cibernéticos, y pueden resultar tan comunes como los tradicionales robos a mano armada. Al igual que cuando caminamos por un callejón un tanto peligroso, debemos ser muy precavidos al momento de utilizar esta grandiosa creación de la tecnología.

Por ejemplo, cuando navegamos en internet siempre, pero siempre, debemos enfocarnos en proteger nuestra privacidad. No podemos dejarle ninguna ventana abierta a los delincuentes cibernéticos. Para ello, claro está, hay que seguir diferentes consejos básicos.

Adopta un perfil modesto

A veces, ser egocéntrico te puede jugar una mala pasada, sobre todo si se trata del mundo de la Internet. Jamás reveles todos tus datos, por ejemplo, en las redes sociales. No es necesario que las personas conozcan cosas tan privadas como tu cédula de identidad. Tampoco es aconsejable que proveas tu dirección exacta; basta con que coloques la ciudad y el país en el que vives. Si te interesa darle una información mucho más precisa a alguien, hazla por intermedio de las plataformas privadas, como los llamados inbox.

Borra el historial de búsqueda

A veces, en los historiales de búsqueda las personas podrán encontrar muchas páginas en las que tus usuarios, o incluso tus contraseñas, estén preestablecidos. De esa manera, tendrán acceso a mucha información privada, que quizás no quieres que otros conozcan.

Por ello, cada tanto (puede ser una vez a la semana, por ejemplo) debes borrar el historial de búsqueda, independientemente del navegador que utilices. No sólo elimines las páginas que visitaste, sino también las claves.

Cambia tus contraseñas con frecuencia

Los delitos informáticos son mucho más comunes de lo que piensas. Por ello, debes tener mucho cuidado en que tus usuarios y claves de redes sociales, correo electrónico y de más estén lo suficientemente protegidos.

Es necesario que, al menos, un día al mes te lo tomes para cambiar las claves de tu correo electrónico, redes sociales e, incluso, plataformas bancarias. La prevención, por supuesto, nunca está de más, y te ayudará a ahorrarte terribles dolores de cabeza. Así que nunca es tarde para que empieces a seguir estos consejos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*