Adiós a la película fotográfica de Canon

La era de la digitalización arrasó con el carrete de película; ese arte de revelar y esperar el resultado ha llegado a su fin. Por lo menos, para la empresa japonesa Canon, luego de 80 años ha decido dejar de fabricar este tipo de formato.

Crearon un último modelo, la EOS-1v que pone fin decisivo a la antigua manera de obtener una imagen. Esta marca había guardado con recelo los métodos tradicionales, pero, debido a los avances y a su eterna rivalidad con la prestigiosa firma Nikon, les tocó alinearse al nuevo mundo y dejar a un lado lo convencional.

A inicios de los años 70´ Canon, adquiere renombre en la industria fotográfica. Y ya para los 80´ comenzaba a fabricar la primera cámara fotográfica digital RC-701.

La última de Canon

La fabricación del modelo EOS-1v, se mantuvo hasta 2010, la última en el tipo de DSLR- Digital SLR es decir réflex de único objetivo. Ya este modelo no se puede adquirir en tiendas pero la empresa destacó que seguirá vendiendo partes para su reparación, hasta el año 2025 o su total agotamiento los aficionados podrán contar con el soporte técnico de las mismas.

Nikon aún sigue con carrete

Estas marcas han optado por guardar sus inicios, prueba de ello son los dos modelos que aún conservan la Nikon F6, y la FM10.

Aunque los fabricantes se estén deslindando de sus raíces muchos son los que sienten apego por este tipo de modelo en especial y no sólo eso, las siguen usando, reservando para capturar sus mejores momentos.

Lomografía: contagio retro

Y vuelve lo retro con Lomography Konstruktor, aunque no permite una imagen de calidad o con buenos encuadres debido a las escasas opciones que permite. Con este tipo de cámara puedes tener imágenes como si fuera de antaño.

La marca Austriaca, Yashica, quiso revivir la lomografía; un movimiento artístico que muchas galerías y grupos siguen aplicando.

Estas cámaras de juguetes, funcionan mejor a la luz del día, aprovechar cada rayo de luz te permitirá obtener una mejor fotografía lomo. Aunque quizá ensamblarlas cueste un poco, no está demás volver recordar los tiempos en que te fotografiabas con una de ellas.

Aunque parezca increíble cómo avanza el mundo y su entorno, los fotógrafos que les tocó esperar pacientemente su momento para detallar lo que habían capturado no tienen que envidiar si bien requería de un gran proceso, lo disfrutaban. Pues, con cada minuto de espera se acrecentaba la emoción de tener en su mano lo que crearon con esfuerzo, aunque este trabajo implique preparación antes y ahora para capturar una buena imagen.

Además por dicho procedimiento las imágenes no perdían valor o significado. Muchos profesionales se volvieron famosos por usar estos métodos.

Con las nuevas cámaras digitales se pierde la ansiada espera, ahora con uno o dos clicks ya se obtienen imágenes latentes que se irán descartando según lo que se requiera. Un modo más rápido, que no sólo permite escoger sino dar retoques en zonas o partes que lo amerite.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*